Entrevistamos a “Libo” Valencia

En esta ocasión, presentamos a Liborio Valencia, una de las personas con más perspectiva y conocimiento del Club Baloncesto San Isidro. “Libo” forma parte del CB San Isidro desde 1979, en una primera etapa corta como jugador y luego como delegado, entrenador asistente y primer entrenador en el senior de CB San Isidro. También ha ocupado el puesto de Director Deportivo y ha formado parte del equipo técnico de la Federación Canaria como seleccionador de la categoría cadete de las generaciones del 83 y 84.

DSC_0116

Estas han sido sus respuestas:

¿Qué aspectos hemos dejado por el camino y echas en falta en la actualidad Sani?
De manera generalizada y de forma común a todos los estamentos que formamos la familia del CB San Isidro (directivos, entrenadores, jugadores, padres/madres), echo en falta compromiso, dedicación, ambición… Nos sobra conformismo y nos falta implicación. Debemos ser autocríticos permanentemente para no dejar de crecer y mejorar como Club.

¿Qué consideras acertado de los cambios introducidos por el club en los últimos años
Más que cambios yo hablaría de decisiones ante situaciones que se han presentado en los últimos años. Creo que en el Club se han tomado dos decisiones fundamentales para el devenir presente y futuro del Club, como ha sido prescindir de la Liga EBA para centrar todos los esfuerzos y medios en el trabajo de formación de cantera, y por otro lado, la creación de los equipos femeninos María Auxiliadora, pudiendo dar continuidad al mismo para tener equipos femeninos desde las escuelas hasta el próximo año en junior. Tomadas estas decisiones hace unas pocas temporadas atrás, el siguiente paso o camino es consolidar y mejorar la calidad del trabajo que hacemos con nuestros chicos/as para seguir creciendo como Club de formación.

¿Cómo compaginas tu trabajo, la familia y el baloncesto?
Con un poco de organización y compromiso. Y evidentemente porque me gusta. Cierto es que hay momentos y etapas, como está ocurriendo en estos últimos meses, que cuesta bastante, pero dentro de mis posibilidades, que cada vez son más limitadas en cuanto a tiempo se refiere, intento estar con el Club en lo que puedo.

 A estas alturas de la liga ¿Cómo ves al junior insular y que esperas del grupo a final de temporada?
Te hablo del grupo de junior en global conformado por un total de 17 jugadores, de los que 15 de ellos repetirán edad junior el próximo año, con los que hemos apostado por competir en dos categorías durante la temporada. Ermís viene haciendo un trabajo conjunto con todos ellos en el que cuenta con mi colaboración, dirigiendo el grupo que juega la liga insular, y al que también se suma Pedro. Llegamos a estos meses últimos de competición intentando que el trabajo acumulado nos sirva para afrontar unos objetivos por los que hemos apostado y finalmente logrado, como era poder estar compitiendo en el Campeonato de Canarias con el Junior autonómico, y clasificarnos para la fase final a 8 de la Liga Insular. Ahora lo que esperamos es que una vez logrados estos objetivos, los podamos disfrutar a la vez que permita crecer a los chicos como jugadores de cara a la próxima temporada.

¿Cómo valorarías la actualidad del baloncesto tinerfeño de base?
Lo valoro de forma crítica.  Cierto es que el número de practicantes ha aumentado considerablemente, pero esto no se ha visto reflejado en la calidad de los mismos y en que lleguen jugadores a categoría senior con cierto nivel que les permita afrontar competiciones nacionales. El  nivel de exigencia, dedicación y trabajo ha disminuido considerablemente. Se apuesta desde muy temprana edad por ganar y no por formar a medio-largo plazo; quizás ello se deba porque esta sea la manera de perpetuar algunos negocios o medios de vida.
Por otro lado, al jugador que sale de junior le cuesta tener una continuidad, bien porque sus prioridades cambian, o por la parte que nos incumbe a los que llevamos tiempo en esto, sobre todo Federaciones, no se les otorga protagonismo a estos jugadores jóvenes en  categorías senior,  principalmente nacionales.

¿Sani o Sani Dragones?
Sin olvidarnos de lo que ha sido y ha significado el Club Baloncesto San Isidro, ahora y por la transformadora dinámica del  Club, toca ser SANI DRAGONES. Con ello nos hemos planteado transmitir y reforzar unos valores formativos muy demandados y necesarios en la sociedad actual.

Es una realidad que estamos viviendo en el club un cambio generacional de los entrenadores. Actualmente más del 65% son entrenadores con menos de 25 años, con mucha ilusión pero menos experiencia. ¿Qué opinas sobre la juventud de la mayoría de entrenadores? ¿Qué consejos les darías?
Juventud necesaria e ilusionante. El Club sigue caminando, se aproxima a sus 50 años de existencia, y es necesario el rejuvenecimiento continuo, y mucho más positivo si se produce con personas jóvenes que se han formado en la “filosofía SANI” desde muy temprana edad, y que en el momento en que han dejado de ser jugadores, han apostado por dar el paso para ser formadores. Esto es muy positivo para poderle dar continuidad al proyecto.
Los consejos que les daría son que no dejaran de ser ambiciosos por la mejora de su formación,  que sean  constantes, exigentes, humildes, que sean capaces de escuchar y aprender de otros entrenadores con mayor experiencia, es decir, “empaparse de ellos”, y que tengan claro que la prioridad en su cometido como entrenadores es transmitir una serie de valores formativos a partir de la práctica del baloncesto.

Tu fidelidad por el club durante todos estos años te define. ¿Por qué un padre debería elegir el Sani como club para que su hijo/a se inicie en el baloncesto?
Creo que el aval de 50 años de existencia del Club formando jóvenes es elocuente por sí solo. Son muchas generaciones las que han pasado por nuestro Club y que irremediable y afortunadamente el CB SAN ISIDRO ha formado parte importante en su formación como persona. En la actualidad en el Club hay un número bastante considerable de jugadores/as cuyos padres fueron anteriormente jugadores del Club. A muchos de ellos incluso les pude entrenar. Que estos antiguos jugadores de nuestro Club hayan apostado porque sus hijos también adquieran los valores SANI, a mí personalmente me congratula y creo que es el mejor ejemplo para que otros padres/madres apuesten por la formación de sus hijos/as en nuestro Club.
Luego está el hecho de que el CB San Isidro no ha dejado de ser un referente del baloncesto canario, y sigue siendo un anhelo del Club la mejora y el crecimiento del mismo.

Gimnasio, fisioterapia, preparador físico, utillero que “cuida” cada tarde a los niños/as, material deportivo, mejora constante de instalaciones… ¿Consideras prescindibles alguno de estos servicios que el club ofrece a los jugadores?
A esos logros y servicios que nombras les sumo el del Coordinador técnico-deportivo, Torneo Internacional Cadete, Torneos externos, Campus, formación de entrenadores, etc, etc. Una vez obtenidos todos estos servicios y logros, con el transcurso del tiempo se han convertido en sellos de IDENTIDAD y CALIDAD del Club, a los que lógicamente no podemos renunciar. Es más, nos deben marcar la pauta para conseguir metas mayores de crecimiento y calidad. Como se suele decir, “para detrás ni para coger impulso”.

Por último, un mensaje para toda la familia Sani.
Decirles que nos aproximamos en apenas un año y pocos meses a la temporada 2017-2018 en la que nuestro Club se dispondrá a celebrar el 50 aniversario de su fundación. Feliz iniciativa que quisieron llevar a cabo un grupo de antiguos alumnos salesianos en el año 1967, cuya finalidad y objetivo de dedicarles partes de su tiempo a estar y formar a los más jóvenes, sigue con total vigencia en la actualidad, eso sí, adaptándonos a los requerimientos y necesidades formativas como personas que demandan los niños, niñas y jóvenes de hoy. Este es el legado que tenemos hoy en día, y que todos los que formamos esta gran familia SANI estamos obligados a perpetuar, conservar y mejorar por el bien del futuro de nuestros chicos y chicas. Y es en este objetivo en el que todos nos debemos implicar sin ningún tipo de fisuras, y teniendo claro que la colaboración y participación de todos, asumiendo los distintos roles que les toca a cada cual, son del todo imprescindibles para la continuidad y mejora en el futuro de nuestro proyecto educativo-deportivo, que esperamos y deseamos, desde dentro del Club, sea tan largo y productivo como lo ha sido hasta hoy.

Anuncios