Charlamos con nuestro “prepa”: Daniel García

¿Cómo ha cambiado el Dani de hace dos años, cuando llegó por primera vez al club como preparador físico, al de ahora?
Para empezar, una pregunta que me ha dado mucho que pensar…
Recuerdo las primeras reuniones, los primeros días y semanas de entrenamiento con cierto nerviosismo. Llegué al CB San Isidro sin haber tenido contacto previo con el baloncesto en cuanto a entrenamientos se refiere, siendo esta mi primera etapa en este deporte y eso me generaba una inquietud positiva por querer aportar mi granito de arena al desarrollo del club y de sus jugadores.
A punto de finalizar mi segunda temporada, siento que soy una persona más exigente conmigo mismo y mucho más apasionado por lo que hago, lo cual ha hecho que me haya convertido en alguien más implicado en mi trabajo. He aprendido a disfrutar trabajando.

¿Qué aspectos físicos se trabajan e intentan mejorar diariamente en los jugadores del CB San Isidro?
Mi trabajo durante estas dos temporadas se ha centrado en entrenar aquellas situaciones que transcurren durante un partido y que pueden ser abordadas a través del entrenamiento (adaptadas a la edad de los jugadores), de manera que también sirvan de complemento a aquello que exigen los entrenadores.
No se trata únicamente de un trabajo de mejora de la condición física, sino también de mejorar estructuras coordinativas, optimizar la toma de decisión en las diferentes acciones de juego y otros muchos aspectos que se deben tener en cuenta en la evolución y desarrollo de un jugador.

¿Consideras adecuados y suficientes los medios de los que dispones en el colegio a la hora de trabajar?
Es cierto que todo es mejorable y que en ocasiones he echado en falta el disponer de más medios, pero no es algo que nos deba quitar el sueño a todos aquellos que trabajamos en el Club. Tener más no es sinónimo de trabajar mejor, por lo que veo como factor más importante nuestra capacidad para adaptarnos y explotar los recursos de los que ya disponemos.
Además, es un privilegio el hecho de que un club formativo disponga de una sala de entrenamiento propia, la cual se suma a las canchas utilizadas para los entrenamientos como medio a la hora de trabajar. También me consta que se quiere invertir en la mejora de medios materiales, lo cual es de alabar teniendo en cuenta la situación económica por la que pasan los clubes formativos y el alto coste que supone invertir en medios de este tipo.

Te pedimos que te mojes… ¿Qué jugadores y jugadoras se toman más en serio esta parte complementaria y esencial de su entrenamiento? ¿Y qué equipo es con el que más disfrutas por su implicación y esfuerzo?
Jajaja, el hecho de mojarme puede suponer que el resto de jugadores que no nombre consideren que entrenan mal o, al menos, que no entrenan tan bien, y no es así. Hay muchos jugadores y jugadoras que entrenan bastante bien, desde el equipo pre-mini masculino al senior y del mini al cadete femenino, al igual que también hay otros que si tienen cualquier oportunidad, desaprovechan el entrenamiento.
En este sentido, siento predilección por aquellos jugadores y jugadoras que se toman cada acción del entrenamiento con la seguridad de saber que lo que hacen mejorará su rendimiento. Con jugadores que le encuentran un sentido a lo que hacen, con los que preguntan el por qué y para qué, con jugadores que utilizan su liderazgo para servir de ejemplo al resto del grupo.

Respecto al equipo, lo tengo claro y esta vez sí me mojaré. El cadete masculino ha sido el equipo con el que más cómodo me he sentido trabajando a lo largo de la temporada. Además, viene precedido de que la temporada anterior era un equipo con el que no conseguía cumplir mis objetivos en los entrenamientos, sintiendo que no conseguía captar la atención de los jugadores. Pero esta temporada todo ha cambiado y tanto los jugadores, como yo, hemos logrado trabajar más y mejor. Por eso, quiero felicitarles a través de estas líneas, ya que tenemos que tener en cuenta que fue el equipo más madrugador en comenzar sus entrenamientos esta temporada por su participación en el torneo, y tras 10 meses de temporada, aún mantienen la misma actitud que el primer día.

¿Cómo es tu relación actual con tus compañeros de trabajo: entrenadores, directiva…?
Mi relación actual con el grupo humano que compone el Club no puede ser mejor. Llegué al club sin conocer ni a entrenadores ni a directivos, y hoy puedo decir que muchos se han convertido en amigos. Desde el primer día me he sentido valorado por todos, incluso por los propios jugadores, lo que ha hecho que me sienta completamente integrado. Un dragón más. Así que, aprovechando esta pregunta, quiero recalcar la importancia que tiene el hecho de que exista tan buena relación entre los miembros de este grupo de trabajo, lo cual facilita y facilitará enormemente la evolución del Club. No debemos olvidar de que para que un grupo avance, todos tenemos que ir en la misma dirección.

¿Sani o Sani Dragones?
Me quedo con ambos. “SANI” hace referencia a la historia del club y a cada una de las decisiones que se han tomado para que este club siga funcionando a día de hoy, mientras que “SANI DRAGONES” supone una modificación en la identidad del CB San Isidro sin perder la esencia de la etapa anterior.

Teniendo en cuenta que llegamos al final de temporada, ¿cómo valoras la evolución física, en líneas generales, de los dragones y dragonas de nuestro club?
La evolución física, sobre todo a estas edades, es un proceso largo y constante que quizás no se vea reflejado tan a corto plazo, pero estoy seguro de que con la continuidad de esta manera de trabajar los resultados serán favorables. No es fruto de la casualidad que la mayoría de los equipos hayan cumplido con sus objetivos iniciales, lo cual sirve de muestra de que esa evolución está siendo positiva.

Se comenta que tu interés por el baloncesto ha crecido tanto que, en ocasiones, prefieres pasar el tiempo viendo un partido de baloncesto que otro de fútbol. ¿Cuánto de cierto es esto?
Jajaja, me considero un apasionado del deporte, sobre todo de los deportes colectivos. Dedico muchas horas semanales a ver partidos y entrenamientos.
Por trabajo, cada fin de semana tengo que ver partidos de fútbol, por lo que cuando tengo tiempo libre, prefiero dedicarlo a ver partidos de baloncesto. Digamos que no es uno u otro, sino que me quedo con ambos. Pero sí, debo reconocer que esto, antes de mi comienzo en el CB San Isidro, era impensable.

¿El CB San Isidro podrá contar con tus servicios para la temporada 2016/17?
Mi etapa en el CB San Isidro finaliza, muy a mi pesar, a final de esta temporada. Durante estas dos temporadas he encontrado una casa en este Club, pero es hora de buscar nuevas experiencias. Abro una nueva etapa en mi vida, pero dejando ésta entreabierta de cara al futuro.

Para finalizar, un mensaje para la familia Sani:
El mayor mensaje que puedo dedicarle a la familia “Sani”  es un mensaje de agradecimiento por estas dos temporadas en el club.
Gracias a cada uno de los jugadores, ya que estoy seguro de que he aprendido más yo de ellos que ellos de mí. Gracias a los entrenadores por lo que me han enseñado sobre este deporte y por lo que han valorado mi trabajo. Gracias a los directivos por hacer del CB San Isidro un club con una estructura de trabajo seria. Y, por último, gracias a Ermís por haber apostado por mí cuando surgió la oportunidad.

 

Anuncios